¿Y si tu currículo no es tan esencial como crees?

Escrito por Jesus Dugarte en
Un CV no es la única forma de llamar la atención de un reclutador y conseguir el paso a una entrevista.

El CV es la carta de presentación de un trabajador ante una compañía, por este motivo, este debe resaltar desde la primera revisión.

Trabajadores de todos y cada uno de los campos han de saber de qué manera realizar una hoja de vida conveniente para acceder a una entrevista laboral.

En los últimos tiempos este documento ha perdido relevancia en menoscabo de nuevas formas de comunicar las cualidades profesionales.

Al instante de buscar empleo, la acción de actualizar el CV es prácticamente automática en trabajadores de todos y cada uno de los campos y profesiones. Este ha sido a lo largo de años el documento considerado como ideal para localizar trabajo.

En la era de la tecnología, su omnipotencia se halla cuestionada por nuevos recursos que proponen la posibilidad de que mandar un CV tradicional no sea la única forma de localizar empleo, como por ejemplo:

Redes sociales profesionales

Marchan como una suerte de CV on-line, en las que no solamente se describe lo que de forma tradicional se añade a este documento, sino además de esto se pueden crear vínculos profesionales.

Poco a poco más trabajadores optan por crear su sitio, en el que incluir una muestra de sus trabajos. Esta modalidad puede ser de enorme utilidad para diseñadores de interiores, diseñadores gráficos, cronistas, articulistas, publicistas, fotógrafos, etc.

El currículo en formato vídeo es uno de los más complejos de realizar, mas al tiempo, de los más efectivos en lo que se refiere a resultados, puesto que el cerebro humano se halla programado para entender de perfecta forma los contenidos audiovisuales. Existen diferentes tutoriales para crearlos de forma eficaz e inclusive ejemplos de esta clase de CV en portales como Youtube:

¿Cuál es la clave para lograr el éxito en este mar de posibilidades? Localizar una forma de probar lo que se sabe, en vez de sencillamente apuntar una lista de habilidades o bien títulos.

Es decir: eludir aceptar que el CV es la única posibilidad y permitirse meditar de forma más abierta.

Esta es la actitud clave para asombrar a los reclutadores, que no necesariamente enfocan en los datos del CV sino procuran habilidades extra para sus contrataciones, como por servirnos de un ejemplo la capacidad de comunicar de forma eficaz el propio perfil laboral, aceptar sus descalabros, reinventarse continuamente, etc.

0 comentarios: