¿Se puede desarrollar el “instinto” en los negocios?

Escrito por Jesus Dugarte en
[Imagina la próxima escena: estás reunido en una sala con tu agencia creativa, que está a puntito de presentarte una propuesta. Te reclinas en tu silla, esperas a que se levante el telón y empiece la presentación. Trascurridos unos segundos, quizás dos minutos, sientes un pinchazo en el estómago, algo que te afirma “¡Hey! Esto me gusta”. Tienes el pálpito de que va a marchar.

Esto es exactamente el olfato, instinto, “gut” o bien como le quieras llamar; ese “algo” que te señala en el momento en que una idea puede marchar maravillosamente o bien, por contra, cuando debes desecharla inmediatamente. Por su enorme poder, este instinto se ha transformado en el aliado de grandes hombres en la historia. Albert Einstein lo llamaba “el regalo sagrado” y para Steve Jobs era “más poderoso que el intelecto”. Para mí es la suma de experiencia, intelecto y curiosidad.

Este olfato de negocios puede asistirte a hacer inversiones más eficaces o bien aun prevenir catástrofes a tiempo. Puedes asistir a él, por poner un ejemplo, para decidir si quedarte o bien no con una propuesta creativa, si deberías probar algo, o bien a qué dedicarle tu tiempo.
¿Deberíamos confiar en una corazonada para tomar resoluciones de negocios?
Veamos 2 casos opuestos:

En 2010 Steve Jobs empleó el “gut” para pronosticar que el iPad sustituiría las PCs cualquier día, aun viendo data que probaba lo opuesto. Para 2014, conforme con estudios de Gartner, se habían vendido más de 70 millones de unidades. ¡Era la primera vez que se vendían más iPads que PCs!

Por otra parte, en 1998 el CEO de Motorola, Gregory Brown, prosiguió su “gut”, ignorando toda la data que pronosticaba el predominio de los celulares inteligentes, y también invirtió con fuerza en tecnología satelital móvil, que el día de hoy es ya obsoleta. Esa resolución hizo perder más de $8 mil millones de dólares americanos a la compañía.

Quizás no corras con exactamente la misma suerte que Jobs. La realidad es que decidir con base en puras corazonadas es equivalente a caminar a ciegas. ¡Para eso existe la data!
No obstante, la data jamás cuenta la historia completa. Debe existir el factor “humano” que interprete, juzgue, comprenda, contraste y tome una resolución.

La data ayuda a robustecer nuestras resoluciones, mas no las sustituye. Las mejores resoluciones de negocios van a ser siempre y en toda circunstancia las que procedan del “gut” y estén basadas en data.

Como has de estar presto a tomar una resolución de “gut”, asimismo debes estar presto a mudarla si no marcha. Richard Branson, creador de Virgin, siempre y en toda circunstancia creyó más en su instinto que en enormes bolsas de estadísticas y data. Cuando se confundía, aceptaba su fallo y cambiaba el rumbo de forma rápida.
Y el olfato se desarrolla así…

Ya sabemos que el renombrado “gut” es realmente útil para tomar resoluciones de negocios. La buena noticia: este sexto sentido se puede desarrollar. ¿De qué forma?
Ten curiosidad

¿Recuerdas el renombrado alegato que Steve Jobs dedicó a los graduados de la universidad de Stanford donde les afirmaba “Stay Hungry, Stay Foolish”? Jobs se refería a tener un espíritu voraz, curioso, aventurero.

Sé curioso todo el tiempo. Haz todas y cada una de las preguntas que puedas sin miedo a parecer imbécil. Poquito a poco, con el tiempo y la experiencia, vas a aprender a hacer las preguntas adecuadas.

Aprende a hacer las preguntas adecuadas

Ya antes de recoger información asegúrate de hacer las preguntas convenientes. ¿Para qué exactamente emplearé esta data? ¿Qué necesito localizar? ¿De qué forma impactará esta información en mi negocio?

Puedes tener un montón de data, mas si no haces el interrogante de negocios adecuada, esta te puede decir cualquier cosa.

Produce insights

Explora la información que hayas recabado y produce insights desde tu análisis. Por poner un ejemplo, ¿cuánto tiempo pasan tus prospectos en tu lugar ya antes de adquirir? ¿Cuántas veces van y vuelven ya antes de resolverse a hacer una adquiere? ¿Qué contenidos consumen más? ¿Qué te afirma toda esta información recabada y de qué manera puedes emplearla para favorecer tu negocio?

Entre más explores la información que está a tu alcance, mejores resoluciones vas a poder tomar. La tendencia actual es utilizar sistemas que te dejen visualizar la información de una forma más sistemática, visual y tendencial.

Ya lo sabes: una resolución de negocio no habría de estar basada puramente en el instinto o bien en data. La experiencia te afirmará hasta dónde debes confiar en tus corazonadas y hasta dónde hacerle caso a la data; mientras, no temas confundirte. Más vale tomar una resolución equivocada veloz y corregirla pronto que quedarte en el “análisis parálisis”.

0 comentarios: