Por qué razón la formación tiene el poder de mudar tu vida laboral

Escrito por Jesus Dugarte en
La formación es uno de los aspectos fundamentales que deja a las compañías estar a la cabeza. Y la inversión en esta materia debe ir orientada a desarrollar y robustecer las competencias de cada uno de ellos de los empleados.

Hoy en día, el modelo académico no nos forma en concepto de competencias, por eso la formación se transforme en una herramienta esencial para el desarrollo y éxito de una compañía, con un claro impacto en sus resultados de negocio.Un equipo de trabajo capacitado produce un ambiente laboral donde los miembros del equipo liberan su potencial y dan lo mejor de sí, mas, para conseguirlo, hay que orientarlos y estimularlos.

La formación es uno de los aspectos fundamentales que deja a las compañías estar a la cabeza. Y la inversión en esta materia debe ir orientada a desarrollar y robustecer las competencias de cada uno de ellos de los empleados, lo que consiste en la suma de conocimientos, habilidades, y destrezas en el puesto.

Al estar capacitados, los miembros de un equipo están ya listos para producir de forma veloz (o bien más veloz) buenos resultados de negocio. Todos y cada uno de los gastos que provocan el desperdicio de tiempo y esmero, que están relacionados con la ineptitud, disminuyen; además de esto, se consiguen mejores resultados a corto plazo con los clientes del servicio.

Y, lo más esencial, se robustece algo que es esencial: la cadena de valor de una compañía, en tanto que los equipos son más eficaces, lo que tiene un impacto directo con el cliente del servicio externo (en este sentido, considero que la “no capacitación” es lo que verdaderamente sale costoso a la compañía).

También, se producen relaciones de sinergia entre el equipo, a través del apoyo mutuo y un entorno de confianza en la organización. Actualmente, la formación es una cosa que los empleados de las compañías valoran poco a poco más, en tanto que los motiva y está ligado a su desarrollo profesional.

Como herramienta, la formación supone una inversión para las compañías o bien organizaciones de cualquier giro o bien tamaño. En verdad, en el caso de los emprendedores, si la compañía es pequeña o bien de reciente creación, con mayor razón precisa que sus empleados estén apropiadamente capacitados, en tanto que se precisa de desarrollo de talento para sacar adelante la compañía.

En este sentido, con independencia de las habilidades técnicas (qué y de qué manera hacer las labores del día tras día), el empleado debe trabajar en sus habilidades profesionales; si no, estará limitado pues lo que le hará medrar en el planeta organizacional son, justamente, estas últimas habilidades que siempre y en todo momento van a ir vinculadas al desarrollo de competencias.

También, la formación como cualquier solución que se incorpora en una compañía requiere primero de un buen diagnostico, en tanto que eso deja ser quirúrgico en el momento de cubrir las necesidades. No obstante, existen niveles diferentes para un conveniente proceso de formación, que los clasificaría en este orden:

Nivel 1. Se compone de materias vinculadas a las habilidades interpersonales. Robustecer las estrategias y habilidades de comunicación de los miembros de un equipo de trabajo resulta esencial, para impulsar, del mismo modo entre los empleados las habilidades de trabajo en grupo, de manejo de enfrentamiento, asertividad y de manejo de clientes del servicio, por poner un ejemplo, a fin de que las relaciones interpersonales funcionen.

Nivel dos. Materias que deben ver con habilidades de liderazgo, negociación y de repercusión en la organización (estos niveles de formación están más dirigidos a la gerencia media en las compañías), para saber de qué manera establecer planes de desarrollo y objetivos, como los pertinentes procesos de retroalimentación, para poder dirigir de forma conveniente a sus equipos de trabajo.

Nivel tres. Materias de actualización continua y dirigidas a los directivos de empresas, relacionadas con habilidades organizacionales como planificación estratégica, change management o bien administración del cambio, entre otros muchos. Se trata, por último, de habilidades que dejarán a la alta dirección escalar su empresa al siguiente nivel.

Por lo general, las ventajas de la formación en un corto plazo están ligados al logro de mejores resultados del equipo de trabajo a nivel interno. A mediano plazo, se refleja un esencial impacto de esos resultados a nivel externo con los clientes del servicio y en un largo plazo, se crea una cultura organizacional.

Considero que dar este primer paso es esencial, en tanto que lo que hace que una compañía se posicione internacionalmente está de manera directa ligado con la creación de una cultura organizacional que sea transportable, con independencia de la geografía y eso lo da, en gran medida, la formación.

0 comentarios: