Nuevas formas de trabajo: metodologías diligentes

Escrito por Jesus Dugarte en
[aLos nuevos tiempos traen consigo nuevas formas de comprender y administrar el trabajo. ¿Conoces las metodologías diligentes?

Que todo cambia es algo muy evidente: en nuestras casas, en los institutos, en el trabajo… La llegada de las nuevas tecnologías en nuestras vidas cambia nuestra forma de percibir y hacer ciertas cosas. Y habitualmente ni tan siquiera llegamos a percatarnos de que esos cambios se generan.

Respondiendo a esta temporada de cambio progresivo las formas de trabajartambién cambian, de la misma manera que lo hacen las compañías y su forma de ser gestionadas. Por esta razón aparecen nuevas metodologías para enfrentar los últimos desafíos del panorama laboral.

El trabajo en grupo se ha transformado en una de las habilidades esenciales más reclamadas por las compañías hoy en día. Se ha dejado de lado la concepción del trabajo individual. ¿Verdaderamente conducía a algún lugar tener diferentes trabajadores que tuviesen resultados muy, muy diferentes entre sí?

En las nuevas formas de administración se cree eminentemente en el poder y el trabajo del conjunto de forma que cada uno de ellos pueda aportar sus mejores cualidades al producto final.
Las metodologías diligentes brotan exactamente en este conexto para buscar una comunicación más fluida entre las unas partes del equipo. Estas metodologías sirven para administrar y amoldar la manera del trabajo al contexto de los proyectos y su naturaleza.
Son fundamentalmente flexibles y también inmediatas, puesto que ya sabemos que el ritmo del mercado es mareante y los clientes del servicio desean todo hecho al segundo. ¿Y cuál es su base? La que hemos dicho, el trabajo colaborativo y en equipo.

¿Mas por qué razón incorporar las metodologías diligentes en una compañía? Por el hecho de que siendo tan amoldables pueden suponer muchos beneficios. Merced a las metodologías diligentes se pueden reducir los costos de producción y, además de esto, los proyectos se pueden dar de forma considerablemente más veloz. Además de esto, trabajando en equipo el compromiso de sus miembros con el proyecto es todavía mayor. ¿Y qué resulta de ello? Un trabajo de mayor calidad en el producto final.

¿Conoces ciertas metodologías diligentes? Nosotros te enseñamos las más empleadas.
Lean

Esta metodología fue impulsada por el directivo de Toyota, Taiichi Ono. Se funda en la filosofía kaizen, la busca de la mejora continua. Su objetivo es que la producción se asegure el dar un producto con su máximo valor empleando los recursos mínimos posibles. Con esta metodología cada miembro del proceso de producción acepta responsabilidades y tiene la capacidad de tomar resoluciones, lo que hace que su motivación sea mayor.

Kanban

Si bien de origen nipón, esta metodología se popularizó merced al estadounidense David Anderson. Aplicada eminentemente en la administración de proyectos en empresas tecnológicas se fundamenta en la flexibilidad y la simplicidad de la comunicación del equipo. Su objetivo es que el trabajo sea mejorado de manera continua y se entregue a tiempo sin que ningún miembro del equipo quede fuera del desarrollo.

Scrum

Sus orígenes están en los 80 en el país nipón, donde se incorporó por vez primera. Se fundamenta en hacer entregas regulares del trabajo elaborado para el cliente del servicio, a fin de que de este modo pueda adelantarse a de qué forma va a ser el trabajo final. Todo el trabajo se distribuye en equipos y se examina periódicamente.

0 comentarios: