Las 6 mejores estrategias sicológicas para no terminar quemado en el trabajo

Escrito por Jesus Dugarte en
El agotamiento psíquico en el trabajo, la irritabilidad continua y la sensación de que no se efectúan las labores tan apropiadamente como anteriormente.

El agotamiento psíquico en el trabajo, la irritabilidad continua y la sensación de que no se efectúan las labores tan apropiadamente como anteriormente son los 3 síntomas primordiales de lo que psicológicamente se conoce como burnout.

Un síndrome que puede afectar a cualquier profesional, si bien acostumbra a prevalecer entre las personas que trabajan de cara al público. Frecuentemente, acostumbran a ser los médicos, profesores, abogados, ejecutivos y políticos, frecuentemente expuestos a situaciones de agobio, los profesionales que más peligros tienen de desarrollar el síndrome del trabajador quemado.

La entrenador laboral Paula Davis-Laack trabajó como letrada y padeció el síndrome de burnout hasta hace 4 años, cuando se percató de que debía escoger entre el trabajo y su salud mental, decidiéndose por dejar su empleo.

Tras estudiar exhaustivamente las contestaciones inapropiadas de los trabajadores al agobio sensible crónico, ha publicado múltiples libros sobre el tema, partiendo de las enseñanzas de su experiencia. En sus conferencias y talleres enseña ciertas claves para dominar el agobio y desarrollar habilidades concretas para prevenir este síndrome. Sus enseñanzas se pueden resumir en 6 estrategias esenciales o bien pasos que nos van a ayudar a prevenir o bien atenuar el agotamiento laboral.

Aprende a valorar tus capacidades

Las personas que más creen en sí y valoran sus capacidades profesionales experimentan menos agobio en situaciones bastante difíciles. Persuadirnos de que somos capaces de sacar adelante el trabajo nos ayuda además de esto a lograr otras metas y ganar en confianza.

Al lograr un propósito o bien solucionar un inconveniente, de manera inconsciente incrementaremos nuestra autoestima y nos vamos a atrever a encarar nuevos desafíos con menos temor. La confianza en uno mismo asimismo es infecciosa, con lo que mirarse en el espéculo de los compañeros más eficientes es otra buena forma de aprender a valorarnos a nosotros mismos.

Crea tu escala de necesidades laborales

A veces nos sentimos estresados o bien agobiados en un trabajo, mas no sabemos verdaderamente por qué razón. Para saber con precisión qué falla y por qué razón nos sentimos de esta forma, es conveniente identificar las necesidades básicas que aguardamos cubrir en un empleo. Si intuimos que alguna de ellas no es respetada, tal vez esa sea la falta por la que nos sentimos mal. Últimamente, la Harvard Business

Review publicó un artículo con las 6 necesidades laborales básicas de un ejecutivo, desde los testimonios de más de quinientos de CEO.

-Poder ser mismo.

-Saber todo cuanto pasa dentro de la compañía.
-Ser valorado por el resto.

-Identificarse con la compañía para la que trabajas.

-Gozar con lo que se hace y sentirse gratificado por el trabajo efectuado.
-No tener que proseguir reglas internas que nos parezcan intrascendentes o bien inmorales.
Desarrolla tu inventiva

Las situaciones de agobio crónico anulan la inventiva, la concentración y la capacidad reflexiva. Si bien se realice un género de trabajo en el que prevalecen las labores rutinarias, es esencial procurar añadir un sello personal a lo que se hace y promover la inventiva siempre y cuando la ocasión lo deje, si bien sea ligerísimamente y de forma ocasional. De esta manera, conseguiremos sostenernos motivados y acrecentar nuestro compromiso con el trabajo que efectuamos.

Tómate alguna pausa

En el momento en que nos encaramos a una situación de agobio en el trabajo nos podemos olvidar hasta de ir al baño y considerablemente más tomarse un reposo o bien perder el tiempo yéndose a comer a casa, lo que no hace más que acrecentar y fortalecer arriesgadamente el agobio sensible. Seguro que siempre y en todo momento hay algo que hacer en el trabajo, mas todavía de esta forma debemos procurar tomar una pausa y relejarnos cada cierto tiempo, aparte de eludir comer en la mesa de trabajo delante del PC o bien mientras que efectuamos alguna labor física. El cuerpo humano no es una máquina, con lo que precisa tomarse sus pausas y desconectar. Si se hace esto último no solo reduciremos el agobio, sino aun realizaremos más de manera eficaz nuestras labores.

Busca apoyos entre tus compañeros

Acostumbra a suceder que cuanto más quemado está uno en el trabajo más se encierra en sí. Eludir a los compañeros es una de las actitudes más perjudiciales para sentirse a gusto en el puesto laboral, y contribuye a acrecentar el agobio, tal y como si fuera una bola de nieve. Muchas veces rehuimos de los compañeros para esconder nuestros sentimientos y ocultar nuestras debilidades. No obstante, el simple hecho de compartir con alguien nuestras frustraciones nos ayuda a superarlas y a relativizarlas. Poder respaldarse en un colega es la mejor vacuna contra el desgaste laboral.

Promueve las emociones positivas

Los estudios sicológicos han probado con insistencia que las emociones positivas son ventajosas para recobrarnos de una mala experiencia, de esta forma para promover la inventiva, la autoestima y estar abiertos a localizar soluciones a un inconveniente, en vez de obcecarnos ante ellos. Cuando escasea esta clase de emociones positivas tal vez se deba a que uno es demasiado exigente consigo, con lo que es preciso ser realistas, saber gozar de los éxitos, y relativizar los descalabros. Los expertos en sicología positiva defienden que la fórmula de la dicha prosigue una proporción de 3 emociones positivas por cada una negativa.

0 comentarios: