Inducción de Personal: Proceso y Objetivos

Escrito por Jesus Dugarte en
La inducción de personal se conoce como el proceso de integración de un nuevo empleado a su puesto. Tras todo el proceso de selección para un puesto, llega el instante en el que el trabajador se incorpora al sitio de trabajo. Es acá donde empieza el proceso de inducción.

Esto es, empieza el sistema para conseguir que este empleado se adapte a la compañía y a su puesto lo más de manera rápida posible. Para conseguir este objetivo es fundamental para la organización contar con un programa de inducción planeado con cierta antelación. De esta manera, se ahorrará tiempo y costos de meditar todo en el instante de llegada del nuevo empleado.

Tipos

La inducción a la compañía se da en diferentes formas. Puede ser casual (esto es, sin ningún género de organización) o bien formal y organizada.

En esta última puede haber inducción escrita, mediante reglas, de carácter audiovisual, mediante políticas o bien directa, entre otras muchas.
Inducción informal

Esta inducción es la que se da de forma casual, a través del propio empleado y de su interacción con el ambiente de trabajo, sus compañeros, espacio, etc.

Por esta razón, no tiene ningún género de organización y depende tanto de la iniciativa propia del individuo como de la de sus compañeros.

Inducción formal

Es la dictada mediante los medios de la compañía y de los trabajadores encargados de exactamente la misma. En esta hay distintas formas:

Escrita

Son todos y cada uno de los manuales, trípticos, folletos, libros, informes, etc., que la compañía pone a predisposición del trabajador.

Audiovisual

Las inducciones en forma de vídeo entran en este apartado.

Directa

Es la concedida de forma directa por el personal encargado de la tarea de inducción.

Reglas

Abarca las reglas, límites y obligaciones en la organización.
Políticas

Es la inducción desde los principios generales por los que actuar en la compañía, ciertos explícitamente para facilitar que los procedimientos se realicen.

Proceso de inducción

Un proceso adecuado de inducción debe estar formado por 4 etapas: la bienvenida, la introducción a la compañía, el proceso de capacitación y la evaluación y seguimiento.
Primera etapa: bienvenida y también información general de la compañía

En esta primera etapa se acoge al nuevo trabajador en la compañía. En esta existen múltiples acciones:

Bienvenida

Se recibe al nuevo trabajador, ofreciéndole el apoyo que necesite y dándole un trato cordial con el objetivo de que se sienta como en casa, con confianza y se integre de forma cómoda.

Firma del contrato

Acá se efectúa el pacto formal con el empleado. Es fundamental leerlo bien con él y cerciorarse de que todo queda claro.

Información sobre la cultura de la organización

Sea del tamaño que sea la compañía, debe informarse al empleado cuál es su historia, qué equipo la integra y cuál es su misión, visión y objetivos generales.

Información sobre las políticas generales

Hay que informarle sobre la hora, el día y los instantes en los que se hace el pago del salario, sobre las políticas de absentismo, las políticas sobre vacaciones y festividades, las reglas generales de seguridad laboral, el reglamento interno y las actividades de ocio que se efectúan.

Segunda etapa: introducción del espacio de trabajo

Acá es donde se le presenta la compañía al trabajador, se le enseña su sitio de trabajo y se le introduce a sus compañeros, entreo otras acciones.

Introducción de la compañía

Presentación del espacio completo de la compañía, los diferentes departamentos y sus miembros.

Presentación del equipo

Presentar el trabajador a sus compañeros de departamento, supervisores y/o subordinados, con el objetivo de facilitar el primer contacto y una plena adaptación.

Presentación del sitio de trabajo

Introducción al que va a ser su sitio normal de trabajo.

Tercera tapa: proceso de capacitación

Esta etapa es indispensable para conseguir una plena y eficaz adaptación del trabajador. Para esto se le deben enseñar los objetivos de su puesto, sus labores, qué espera la organización de su trabajo y con qué departamentos va a tener más relación. En esta etapa se toma en consideración lo siguiente:

– Se notifica sobre las finalidades del puesto.
– Se señalan las actividades a realizar.
– Se efectúan pruebas y ensayos de estas labores.
– Se realiza un seguimiento de sus primeras acciones, y se corrige si es preciso.
– Se promueve su participación con el objetivo de acrecentar su confianza y conseguir que se involucre de manera plena en el proceso.

Cuarta etapa: control, evaluación y seguimiento
El fin de esta etapa es llevar una monitorización de la actividad del empleado, con el propósito de revisar de qué forma se marcha amoldando al puesto, y corregirle y aclararle dudas que pueda ir teniendo.

En esta fase se valoran los resultados conseguidos, con la aplicación de la evaluación de formaciones y seguimiento a la inducción y adiestramiento, a fin de aplicar los castigos pertinentes.

Objetivos

Los objetivos que debe cumplir una inducción conveniente han de ser los siguientes:
– Prosperar el desempeño y la productividad de la compañía, y una reducción de las pérdidas.
– Servir de ayuda al nuevo empleado a fin de que se ubique y sea capaz de actuar por sí solo y trabajar en su ambiente de trabajo de la mejor manera posible.
– Reducir el tiempo de adaptación del nuevo empleado, con el consecuente incremento de la productividad.
– Acrecentar la motivación del nuevo empleado en una situación sensible, como es la entrada a un nuevo ambiente de trabajo.
– Producirle una imagen positiva de la organización, ayudando a que se adapte de forma más cómoda y que esté a gusto, ayudando a que asimismo se integre y se identifique con la cultura empresarial.
– Facilitar la integración del trabajador con sus nuevos compañeros.
– Dejar claro desde un principio los horarios, políticas, pautas y otros temas esenciales en el sitio de trabajo
– Eludir posibles fallos que pueden suceder, a raíz de una inapropiada inducción.

Como vemos, la inducción para los nuevos trabajadores es un tema fundamental en una organización. Merced a esta conseguimos progresar la experiencia de la parte más esencial de una organización: sus empleados.
Si se consigue que los empleados sean más felices, esto acarrea una mejora en la productividad, en el entorno de trabajo y en las relaciones entre los empleados, lo que por su parte produce un incremento de las ventajas empresariales.

0 comentarios: