¡Es viernes! seis razones para salir temprano de la oficina

Escrito por Jesus Dugarte en
Empieza un nuevo día. Tan pronto llegamos a la oficina, pensamos decididos “hoy SÍ me voy a salir a tiempo del trabajo”. Mas conforme avanza el día se amontonan los pendientes; brotan los temidos bomberazos y el propósito de ir a casa temprano se vuelve poco a poco más inaccesible. Y bueno, esto sucede casi todos los días.
Salir a tiempo de la oficina es más que un capricho o bien un acto de rebeldía: es una premisa para nuestro bienestar físico y sensible, y si bien no lo parezca, asimismo para el beneficio de nuestro trabajo.

Mas, ¿de qué forma podemos irnos a nuestra hora si quedan tantos pendientes por hacer? Naturalmente, esta es una resolución que vas a deber tomar en dependencia de tu grado de responsabilidad en un proyecto o bien de la relevancia de las labores a efectuar. No obstante, asimismo es esencial que estimes que el trabajo jamás termina: siempre y en todo momento va a haber correos por contestar, papeles que firmar, cuentas que hacer… ahí es donde debe entrar nuestra capacidad de organización y de priorización.

Mayor reposo. Y, por lo tanto, mayor productividad. Laborar más de ocho horas al día se traduce en un desgaste físico y sensible que, tarde que temprano, se ve reflejado en el trabajo. Tener tiempo preciso para hacer y meditar en cosas que no guardan relación con el trabajo es imprescindible para recargar energía y tener claridad mental.
Tiempo para ejercitarte.

Piénsalo así: pasas más de ocho horas al día sentado, sin desplazar un solo músculo, 5 días a la semana. Esto se traduce en más de 40 horas semanales de inactividad… claro, suponiendo que salgas de la oficina a tiempo. Si no deseas transformarte en un saco de enfermedades y malestares, es necesario que incorpores una rutina de ejercicio a tu vida. ¡Tu cuerpo, tu psique y tu empleo lo agradecerán!

Tiempo para cocinar. ¿Tienes tiempo para velar por tu nutrición? ¿Cuánta relevancia le das a lo que llevas a tu boca?  Si a diario sales tarde de la oficina, lo más probable es que no te queden tiempo (ni ganas) de preparar tu comida… y que acabes “alimentándote” con lo que se te ponga enfrente. Por contra, si sales a tiempo del trabajo, vas a tener tiempo preciso de prepararte algo nutritivo y sabroso.
Vida social. Como reposar, ejercitarse y comer bien, socializar es una de las actividades más esenciales para todo humano. Imagina salir todos y cada uno de los días a las ocho pm de la oficina, con cefalea y el único objetivo de ir a la cama. ¿Dónde quedan los cafés con los amigos, las visitas familiares y las citas románticas? Una vida sin tiempo socializar es una vida estéril.

¡No dejas que esto te pase!

Establecer límites. Muchos líderes y empleados piensan que trabajar hasta tarde los va a hacer quedar bien con sus asociados o bien jefes. Mas la mayor parte de las veces sucede todo lo contrario: las personas que dedican su vida al empleo prueban que no valoran su vida privada, y por lo tanto, que están prestos a dejar que el resto los pisen. ¿Piensas que eso deja una buena impresión de ti?

Aprender a regentar tu tiempo. ¿Cuántas veces no has perdido el tiempo procrastinando y, al final de la jornada, te hallas apurado sin poder concluir tus pendientes? Proponerte salir a tiempo es una forma de obligarte a organizar tus labores para ser más eficaz. Esto se apreciará no solo en tu recién adquirido tiempo libre, sino más bien asimismo en la calidad de tu trabajo.

0 comentarios: