Entrenamiento empresarial: la nueva moda corporativa

Escrito por Jesus Dugarte en
El entrenamiento empresarial puede ser una enorme herramienta en la que respaldarse para administrar el cambio. En el presente artículo vas a conocer áreas de actuación del entrenamiento empresarial, las primordiales necesidades a las que responde y un pequeño ejemplo ilustrativo.

Cada temporada y/o etapa por la que pasamos precisa que nos amoldemos para poder subsistir y vivir dichosamente, para lo que podemos emplear herramientas como el entrenamiento empresarial. Es verdad que cada vez el cambio es más veloz, producimos más información al día de la que podemos procesar, hay más conocimiento, más tecnología, etc. Por todo ello, nuestra capacidad para amoldarnos ha de ser asimismo más veloz. Anteriormente afirmaban “el pez grande se come al pequeño”, el día de hoy esta ley asimismo ha alterado y más bien afirmaría que “el pez veloz se come al lento”.

Estos cambios afectan a de qué manera vivimos, de qué manera trabajamos, de qué manera nos relacionamos…y estos cambios no siempre y en todo momento son simples en tanto que en la mayor parte de los casos nos debemos reinventar personal y profesionalmente. Por este motivo, estos últimos años ha aparecido una figura que acompaña a las personas en el proceso de reinventarse, esta figura es la del COACH.

Entrenamiento empresarial: definición y elementos clave

Es esencial delimitar ¿qué es? y ¿qué no es? un Entrenador en tanto que hoy día todo el planeta es Entrenador y hace Entrenamiento. Conforme la Escuela Europea del Entrenamiento (EEC), el Entrenamiento es el arte de hacer preguntas para asistir a otras personas, a través del aprendizaje, la exploración y el descubrimiento de nuevas opiniones, que tienen como resultado el logro de sus objetivos. Hay distintas ramas del Entrenamiento dependiendo del perfil del Coachee, una de ellas es el Entrenamiento empresarial o bien ejecutivo.

Las compañías no son inmunes a los cambios y por esta razón asimismo deben reinventarse. Muchas empresas ya no charlan de evolución sino más bien de revolución y/o transformación. Esta transformación requiere comprobar entre otros detalles, ciertos elementos clave con los que trabaja el entrenador empresarial:

El propósito superior. Para definirlo debemos preguntarnos ¿Cuál es la razón de ser de mi empresa? ¿Cuál es el legado que vamos a dejar como organización? ¿De qué forma mejoramos la sociedad en la que operamos?

El modelo de negocio. ¿Exactamente en qué somos los mejores? ¿Cuáles son nuestros talentos y fortalezas? ¿De qué forma nos distinguimos de la competencia? ¿Quién es verdaderamente nuestro usuario? ¿Qué pains estamos solventando de nuestro usuario?

La cultura (valores y comportamientos). Al delimitar la cultura debemos tener en consideración ¿Qué valores me definen o bien deseo que me definan? ¿De qué forma deseamos trabajar? ¿De qué forma deseamos comunicarnos y relacionarnos con nuestros compañeros, distribuidores, clientes del servicio?

El plan de negocio. Tras delimitar los elementos precedentes debemos tener claridad de las acciones que vamos a tomar para lograr los objetivos, sosteniendo la esencia de la compañía.

Entrenamiento empresarial: soluciones para equipos

Uno de los pains habituales que nos hallamos en las organizaciones por medio de nuestra práctica de asesoría y Entrenamiento empresarial es que los equipos se quejan de:

Mala comunicación

Baja colaboración entre equipos

Cuando se reúnen para charlar o bien colaborar, se quejan que las asambleas son poco eficaces, no son participativas, son enormemente políticas, o bien son sencillamente un escaparate de todo cuanto va mal, o bien por lo opuesto todo el planeta está mudo frente al monólogo del jefe, y se hace “lo que el jefe dice”. Esto no conduce al éxito…

¿Qué nos hace falta? Asistiría que los líderes tuviesen herramientas para la administración de estas asambleas, para guiar el proceso cara una resolución co-creada de forma participativa, donde todos pueden contribuir, expresar sus preocupaciones y de este modo sentirse co-dueños de la solución.

Un caso apartado que nos hace meditar es Bridgewater.com y su idea de “transparencia radical” que a ellos les ha funcionado realmente bien. De esta situación extrema podemos observar que lo esencial para Bridgewater es la busca de la verdad en toda comunicación, interpretando que desde esta verdad podemos crear todavía más valor. Y claro está, este proceso tan brutal debe ser gestionado emotivamente, cuales son las herramientas o bien pactos internos que nos pueden permitir tal transparencia… Para lograr las condiciones en las que esto ocurra de forma edificante y sana, el entrenamiento empresarial tiene que estar presente en el proceso.
Los mejores líderes empresariales lo tienen claro, el Entrenamiento empresarial o bien ejecutivo es clave y nos puede asistir a convertir nuestras empresas para delimitar y lograr los objetivos que deseamos. Y quién sabe, si contratamos al entrenador empresarial conveniente, podemos lograrlo con optimismo, positivismo y dicha.

0 comentarios: