El temor que experimentas al mudar de trabajo y de qué manera combatirlo

Escrito por Jesus Dugarte en
El temor al cambio es una parte de la naturaleza humana, asimismo cuando debe ver con tu carrera. Las cosas que conocemos nos transmiten seguridad por el hecho de que son previsibles y las tenemos bajo control. Mas cuando se aproxima un cambio, llegan con él un montón de incertidumbres, situaciones nuevas y bastante difíciles de pronosticar que nos amedrentan.

Es preciso comprender que este miedo es un sentimiento normal cuando vas a mudar de trabajo, tanto si es por propia voluntad tal y como si no es una cosa que hayas escogido. Mas es esencial que estés atento a él a fin de que puedas reconocer en qué momento se transforma en algo que te distancia de buscar o bien admitir un trabajo que te llene en vez de conformarte con el que tienes solo por el hecho de que ya lo controlas.

Cada vez tendemos más cara una vida profesional en la que un trabajo de por vida resulta imposible de localizar, y muchos jóvenes ya ni tan siquiera se lo proponen. El Instituto McKinsey asegura que los millennials van a tener 11 trabajos durante su vida. Eso supone muchos cambios y temores a los que enfrentarse. Le ponemos nombre y apellidos a las diferentes inseguridades que puedes sentir a fin de que sepas a qué te encaras y sea más simple ganar la lucha.

Es quizás el miedo más primitivo y el más obvio. Mas hoy asimismo resulta poco productivo: vivimos en una sociedad que cambia continuamente y cada vez se hace más preciso aprender a permitir la inseguridad. Ahora todo semeja ir más veloz y en la mitad de esta cuarta revolución industrial el futuro de los trabajos es bastante difícil de prever. “Cuando hacemos caso al refrán Más vale malo conocido que bueno por conocer estamos refiriéndonos a este miedo”, explica Diana Navarro, sicóloga laboral. “Pensar de esta manera hace que te estanques a cambio de proseguir sintiéndote seguro. Los pensamientos pesimistas te inmovilizan”.

Existen algunos profesionales que son muy siendo conscientes de esta situación y se lanzan al vacío sin saber si hay red. Se trata de los emprendedores que, por fuerza, deben superar el temor a lo ignoto toda vez que toman resoluciones peligrosas.

Lo simple —lo que no da miedo— es quedarse en un trabajo que dominas y no te demanda demasiado o bien que te ofrece pequeños desafíos que controlas. El inconveniente es que eludir los grandes desafíos es algo perjudicial para tu bienestar. Tus actividades al día pierden emoción cuando las repites de forma rutinaria. “Superar retos aumenta la seguridad en ti y te hace sentir más capaz de cara al futuro”, explica Navarro. “También te da seguridad meditar que, si bien no lo tienes todo controlado, vas saliendo airoso de los baches toda vez que te los encuentras”. Solucionar inconvenientes nuevos desarrolla la inventiva y la autoestima, conforme los especialistas, y es una parte fundamental del desarrollo personal.

Temor a no ser suficientemente bueno

Esta es quizás la razón más consciente por la que la gente se niega a mudar de trabajo. “Está relacionado con la falta de seguridad y la carencia de autoestima, si bien no necesariamente es síntoma de ningún trastorno”, explica Navarro. Cualquiera puede sentirse apabullado frente a la idea de ocupar un puesto de más poder. Los sentimientos de no estar suficientemente listo para el trabajo que te ofrecen son frecuentemente manifestaciones de dudas sobre ti. Mas existen muchas formas de superarlas.

Una de las técnicas se resume en Finge serlo hasta el momento en que lo logres —fake it until you make it—. Esta estrategia, propuesta por Amy Cuddy, estudiosa experta en lenguaje anatómico, acepta que nuestro comportamiento puede trastocar los niveles cerebrales de testosterona y cortisol e inclusive prosperar nuestras probabilidades de éxito en el momento en que nos encaramos a una situación agobiante. Compórtate tal y como si pudieses hacerlo, y vas a poder hacerlo.

Tener temor es, en parte, lo que nos sostiene vivos. Mas no está bien dejar que esos temores te impidan avanzar y localizar un camino que podría hacer que tu vida fuera mucho mejor personal y financieramente. De este modo lo explica Patricia DiVecchio, autora de Trabajo Evolutivo: Desarrollando su potencial en tiempos expepcionales, y presidente de International Purpose, que ha estado ayudando a personas a manejar sus miedos y descubrir su potencial y propósito en el trabajo. “Habitualmente tenemos temor del enfrentamiento que los cambios que podrían crear dentro y fuera de nosotros mismos”, explica.

Y esto sucede aun cuando los cambios nos pueden llevar a tener más éxito del que tenemos ahora. Lograr lo que más deseamos en la vida puede ser espantoso. “Hay una gran responsabilidad en triunfar: implica tomar resoluciones esenciales, trabajar cada vez más y más duro, aceptar que ciertas cosas se escaparán a nuestro control”.

¿Qué puedo hacer?
Comienza por el principio. Haz cosas que te den temor día tras día. Cosas pequeñas que te asistan a tener la sensación de superación. Esta práctica te ayuda a edificar tu “músculo del riesgo”, de esta manera lo llama DiVecchio.

Entrevista a cuatro o bien cinco personas: amigos, familiares o bien colegas y pregúntales en qué creen que eres bueno. En ocasiones somos los últimos en ver nuestro auténtico valor. Mira los patrones que brotan de sus contestaciones. Mira lo que se repite. Si todo el planeta afirma que tienes una capacidad de comunicación fantástica, presta atención a eso.

Vive en el ahora. La ansiedad al mudar de trabajo está basada en los pensamientos sobre el futuro. Recuerda que la mayor parte de cosas a las que temes no van a pasar jamás.
Y si todo fuera mal… ¿qué sería lo peor que podría pasar? El descalabro no tiene por qué razón ser siempre y en todo momento negativo. (Asimismo depende de cuánto te juegues, claro). Confundirte puede ser una buena ocasión para lograr más información sobre lo que se te da bien y lo que no. Procura meditar en el descalabro como un retroalimentación que precisas para prosperar.

0 comentarios: