División del Trabajo: De qué manera Brota, En Qué Consiste, Ventajas y Desventajas

Escrito por Jesus Dugarte en
La división del trabajo es un término económico que establece que dividir el proceso de producción en diferentes etapas deja a los trabajadores especializarse en labores concretas, siendo cada labor efectuada por una persona o bien conjunto de personas separadamente.

Si los trabajadores pueden concentrarse en un pequeño aspecto de la producción, esto aumenta la eficacia general, siempre que se haya producido suficiente cantidad. Se aplica con una mayor frecuencia a los sistemas de producción en masa y es uno de los principios básicos de organización de una línea de montaje.

Separar el trabajo en labores repetitivas simples suprime el movimiento superfluo y limita el manejo de diferentes herramientas y piezas. La reducción del tiempo de producción y la capacidad de sustituir a los artesanos por trabajadores no calificados con sueldos más bajos produce menores costos de producción y un producto final menos costoso.

La producción diaria se ha vuelto tan técnica y compleja que diferentes trabajadores son asignados a diferentes labores conforme con su capacidad y habilidad. Diferentes trabajadores efectúan diferentes unas partes de la producción en función de su especialización.
El resultado es que los productos llegan a su forma final con la colaboración de numerosos trabajadores. Por servirnos de un ejemplo, en una factoría de prendas de vestir hechas a gran escala, una persona hace los cortes de la lona, la segunda persona cose la ropa con máquina, la tercera pone los botones, la cuarta dobla y empaca, etc.

Esta forma de hacer el trabajo lleva por nombre división del trabajo, por el hecho de que diferentes trabajadores se dedican a efectuar diferentes unas partes de la producción.

El término de división del trabajo fue popularizado en 1776 por el economista escocés Adam Smith en su libro La riqueza de las naciones.

Empleó para esto el conocido ejemplo de una factoría de alfileres. Adam Smith observó de qué manera se acrecentó enormemente la eficacia de la producción por el hecho de que los trabajadores fueron divididos y se les asignaron diferentes papeles.

Vio esta división de labores como clave para el desarrollo económico, al administrar un medio más económico y eficaz para generar recursos.

Conforme Smith, el desarrollo económico está enraizado en la división del trabajo. Esta idea se relaciona primordialmente con la especialización de la fuerza de trabajo, fundamentalmente la desintegración de trabajos grandes en muchos componentes pequeños.

El hecho de que los trabajadores no deban mudar labores a lo largo del día ahorra tiempo y dinero. Esto es precisamente lo que dejó que las factorías creciesen a lo largo del siglo XIX.

Inconvenientes de la división del trabajo

Sorprendentemente, Smith reconoció los posibles inconvenientes de este desarrollo. Apuntó que obligar a las personas a efectuar labores simples y repetitivas conducía a una mano de obra ignorante y también insatisfecha.

Por tal razón, elaboró la creencia revolucionaria de que los gobiernos tenían la obligación de administrar educación a los trabajadores.

Sentido sociológico

El erudito francés Émile Durkheim usó por vez primera la oración división del trabajo en un sentido sociológico en su discusión sobre la evolución social.

En vez de ver la división del trabajo a resultas del deseo de exuberancia material, Durkheim aseveró que la especialización brotaba de los cambios en la estructura social, ocasionados por un supuesto incremento natural en el tamaño y densidad de la población y un aumento en la competencia por la supervivencia.

¿Exactamente en qué consiste?

Un caso muy básico de la división del trabajo podría verse en la recolección de comestibles. En las primeras sociedades, los hombres eran los cazadores y las mujeres y los pequeños preparaban el alimento y recogían las bayas.

Era una división del trabajo muy simple para permitir el mejor empleo de los diferentes conjuntos de habilidades.

En nuestros días hay una división del trabajo todavía mayor en la producción de comestibles. Los labradores adquieren las semillas, fertilizantes y tractores de diferentes compañías. Ellos solo se concentran en un aspecto de la producción de comestibles.
Formas de división del trabajo

Ocupacional o bien simple

Es la división de las personas en la sociedad conforme con sus ocupaciones. Cada individuo toma un tipo particular de ocupación para la que se amolda mejor. De este modo, en una comunidad unos son profesores, otros son médicos y otros son mercaderes o bien agentes.

Cuando todo el trabajo de una producción particularmente lo efectúa exactamente el mismo trabajador, se llama división simple del trabajo.

En procesos o bien división compleja del trabajo

Cuando todo el trabajo en producción se divide en diferentes procesos y cada proceso se asigna a diferentes personas, se llama especialización de procesos.

Allá hay divisiones y cada división es efectuada por una persona. Esta división del trabajo tácita se llama división compleja del trabajo. La producción en masa moderna se fundamenta en esta.

Por servirnos de un ejemplo, la fabricación de calzado en una factoría moderna envuelve una división compleja del trabajo. La parte superior del zapato la prepara un conjunto de trabajadores, la parte inferior es preparada por otro conjunto, el trabajo de costura por un tercer conjunto y el pulimentado o bien acabado por una cuarta parte conjunto de trabajadores.

Factores de éxito de la división del trabajo

Mercado extenso y producción a gran escala

Un mercado extenso requiere una producción a gran escala; por tanto, una mayor posibilidad de una división del trabajo.

Una división compleja del trabajo y una enorme escala de producción solo son posibles cuando hay un mercado suficientemente grande para absorber toda la oferta de recursos producidos.

La división del trabajo se halla primordialmente en las grandes factorías, donde los productos básicos se generan a gran escala; solo entonces va a ser posible dividir el trabajo en diferentes procesos y asignar el procedimiento a un conjunto diferente de trabajadores.

Naturaleza de la industria y del producto

Ciertas industrias son de semejante naturaleza que no es posible dividir el trabajo en procesos diferentes y separados. El alcance de la división del trabajo es limitado.

La naturaleza del producto impone otra limitación: si el producto es tal que su fabricación no se puede dividir en diferentes procesos, no va a ser posible una división del trabajo.

Capacidad de organización

La división del trabajo implica la utilización de un sinnúmero de trabajadores en una factoría. Manejarlos adecuadamente y asignar a cada trabajador un trabajo conveniente requiere un juicio de naturaleza humana de alto nivel.

Espíritu de colaboración

La división del trabajo tiene éxito cuando hay una perfecta coordinación entre los diferentes procesos y una colaboración total entre los trabajadores. Sin el espíritu de colaboración y compromiso, no puede ser eficaz la división del trabajo.
Ventajas

Reducción en el costo de producción
La división del trabajo aumenta la producción, lo que reduce el costo promedio de producción. El ahorro de herramientas, maquinarias, etc., asimismo ayuda a reducir el costo de producción.

Máxima utilización de la maquinaria

La división del trabajo es el resultado de una producción a gran escala que implica un mayor empleo de las máquinas. Por otra parte, la división del trabajo asimismo aumenta la posibilidad de emplear máquinas en producciones a pequeña escala.

Producción a gran escala

Debido al empleo de la planta y la maquinaria bajo la división del trabajo, la producción empieza a acrecentar a gran escala, lo que resulta en un menor costo de producción, acrecentando las ventajas para el productor.

Ahorro de tiempo

No es preciso que el trabajador cambie de un procedimiento a otro. Está empleado en un proceso definido con determinadas herramientas; por ende, se sostiene trabajando sin perder tiempo, sentado en un sitio.

La continuidad en el trabajo ahorra tiempo y ayuda a acrecentar la producción a un menor costo.

Producción de recursos de superior calidad

Cuando a un trabajador se le confía el trabajo para el que se amolda mejor, con completa seguridad generará productos de superior calidad.

Mejor selección de los trabajadores

La división del trabajo ayuda a elegir mejor a los trabajadores. Como el trabajo se divide en diferentes partes y cada parte es ocupada por el trabajador que es el más conveniente para esta, se puede elegir fácilmente al personal que sea más recomendable para el trabajo.

Los trabajadores precisan menos formación, puesto que solo deben dominar un pequeño número de labores.

Desventajas

Pérdida de responsabilidad
Numerosos trabajadores se unen para generar un producto. Si la producción no es buena y conveniente, no se puede responsabilizar a absolutamente nadie por esta razón.

Por lo general, diríase que “la responsabilidad de cada hombre no es responsabilidad del hombre”. Por tanto, la división del trabajo tiene la desventaja de la pérdida de responsabilidad.

Incremento de la dependencia

Cuando la producción se divide en múltiples procesos y cada parte es efectuada por diferentes trabajadores, puede conducir a una dependencia excesiva.

Por servirnos de un ejemplo, en el caso de una factoría de prendas de vestir, si el hombre que corta la lona es perezoso, padecerá el trabajo de cosido, abotonamiento, etc. Por consiguiente, una mayor dependencia es resultado de la división del trabajo.

Monotonía del trabajo

En la división del trabajo, un trabajador debe hacer exactamente el mismo trabajo una y otra vez a lo largo de años. Por tanto, tras cierto tiempo el trabajador se siente hastiado o bien el trabajo se vuelve latoso y monótono.

No existe placer creativo

La división del trabajo mata el placer creativo de generar un artículo, por el hecho de que bastantes personas contribuyen en la preparación del mismo, absolutamente nadie puede demandar el mérito de haberlo hecho.

0 comentarios: